Disciplina China

lunes, 1 de junio de 2015

CRUZ DE SAN ANDRÉS DE SUMISA

 
1. En este Brico-sado –más complejo y difícil que los anteriores-, emplearemos dos tablones según anchura y altura de medida acorde para realizar una Cruz de San Andrés de sumisa sin olvidar el cuidado en las medidas a realizar en esta cruz para su buena terminación.
 
 
2. Prepararemos ambos tablones para su trabajo o bien otros ya lijados y cepillados a grueso para evitar todo ese trabajo previo de preparación de la madera, sin olvidar cortar un ángulo de quince grados 15º paralelamente en cada uno de los extremos de las maderas según se detalla en la imagen y respetando las longitudes de los tablones.
 
  
3. Para proceder a marcar la mitad correspondiente a la longitud de ambos tablones cruzados nos guiaremos de una línea horizontal trazada en el suelo –que nos puede servir la unión de las baldosas- ya que es muy importante que ambas maderas tengan la misma longitud y a su vez, en esta colocación, tengan las misma abertura interior entre las puntas de los extremos superior e inferior.
 

4. Ambas maderas se pueden superponer o colocar una encima de la otra para atornillarlas o realizar un rebaje con un taladro fresador en ambos tablones. Para realizar este rebaje hay que colocar cada madera girada a los quince grados y para ello necesitaremos una falsa escuadra con la que pondremos un tope de guía para la otra madera y que así coincidan esos grados entre las dos maderas.

 
5. La medida de dicha caja rebajada será el ancho del tablón y la profundidad la mitad del grosor de la madera, con la idea de que ambas maderas ajusten entre ellas. Una vez o bien superpuestos o ajustados los tablones con ese escalón procederemos a taladrar dos agujeros según diámetro de los tornillos ya preparados.
 
 
6. Para evitar manchas se teñirán las maderas mejor que su tratamiento con pintura o barniz pues los esmaltes no soportan los golpes de la normal utilización. Dichos tintes se venden en ferreterías especializadas y su color varía según la proporción de agua  con la que se disuelve. Más recomendable es poco agua en esa cantidad así aplicaremos menos trabajo con una esponja y su color será, pues, más oscuro.

 
7. Marcaremos con un número, en ambos tableros, la posición con la idea de que en su desmontaje posterior coincidan las posiciones de ambos taladros centrales.

 
8. Los tornillos que se prepararán para unir ambos tablones serán de diámetro y longitud correspondiente al peso de las maderas. Emplearemos cuatro anillas, tacos de anclaje y dos tornillos con sus tuercas y arandelas adquiridos en ferretería. Introducir dentro de los tacos de anclaje las anillas que servirán de argollas.

 
9. Taladrar y colocar proporcionalmente las argollas en altura que coincida con los grilletes de muñecas y tobillos de la sumisa ya sea católica, apostólica, romana o rumana o, en el peor de los casos, aconfesional, laica, apóstata o incrédula.

{Rey}