Disciplina China

jueves, 1 de octubre de 2015

CEPO DE SUMISA


1. Para la realización de este nuevo brico-sado partiremos de un cabecero de una cama preferiblemente, por las dimensiones, de 80 cm donde la medida a trabajar es aproximadamente un metro.


2. Marcaremos una línea horizontal y de forma equidistante y proporcional tanto a las dimensiones de las muñecas y la cabeza como en sus diámetros dibujaremos tres círculos los cuales hay que vaciar o bien con herramienta acorde o a través de pequeños taladros los cuales luego ajustaremos la circunferencia con una lima de madera. Taparemos con masilla de madera los agujeros que pudiesen tener la madera anteriormente y lijaremos las terminaciones.


3. Atornillaremos proporcionalmente dos listones macizos de madera a cada lado de los extremos y procedemos a cortar el cabecero por la mitad que habíamos trazado con anterioridad.


4. Para realizar el corte con precisión recurriremos a una sierra de calar ajustando tanto el perfil de la sierra como la velocidad de corte con su avance. Lijaremos las terminaciones antes de la pintura.


5. En ferreterías especializadas encontraremos tres anclajes con argolla como dos bisagras de tipo forja acordes al cepo.


6. Atornillaremos las tres argollas en la parte superior de los agujeros como las dos bisagras para la abertura y cierre del cepo.


7. Para el cierre del cepo nos podrá servir la misma bisagra ranurada con lima con el agujero ajustado a la hembrilla que una vez girada sirva para que dicha bisagra no se libere.


8. Este es el ejemplo de cómo debe de quedar en su presentación inicial.


9. También se puede colocar, en la parte superior de las patas, unos tornillos de anclaje con la futura misión de poder sujetar cadenas.


10. Existen unos clavos de forja del tipo anteriormente descrito que nos pueden ayudar a embellecer de forma gótica este brico-sado. Se pueden colocar, proporcionalmente, tanto en los extremos como en la parte superior del cepo.


11. Esta es una idea para combinar las cadenas con las argollas de cuello y muñecas de la sumisa.


12. Se puede poner cinta de teflón en las uniones de ambos cierres de las maderas aglomeradas con el objetivo de hacer el tacto más suave en la piel del contorno de las muñecas y el cuello.


13. Nos servirán como patas dos listones macizos de madera  de gran longitud que atornillados en su mitad podrán ser girados para sostener el cepo a la vez que nos ayudará también a apartarlo sin molestias.


{Rey}

lunes, 1 de junio de 2015

CRUZ DE SAN ANDRÉS DE SUMISA

 
1. En este Brico-sado –más complejo y difícil que los anteriores-, emplearemos dos tablones según anchura y altura de medida acorde para realizar una Cruz de San Andrés de sumisa sin olvidar el cuidado en las medidas a realizar en esta cruz para su buena terminación.
 
 
2. Prepararemos ambos tablones para su trabajo o bien otros ya lijados y cepillados a grueso para evitar todo ese trabajo previo de preparación de la madera, sin olvidar cortar un ángulo de quince grados 15º paralelamente en cada uno de los extremos de las maderas según se detalla en la imagen y respetando las longitudes de los tablones.
 
  
3. Para proceder a marcar la mitad correspondiente a la longitud de ambos tablones cruzados nos guiaremos de una línea horizontal trazada en el suelo –que nos puede servir la unión de las baldosas- ya que es muy importante que ambas maderas tengan la misma longitud y a su vez, en esta colocación, tengan las misma abertura interior entre las puntas de los extremos superior e inferior.
 

4. Ambas maderas se pueden superponer o colocar una encima de la otra para atornillarlas o realizar un rebaje con un taladro fresador en ambos tablones. Para realizar este rebaje hay que colocar cada madera girada a los quince grados y para ello necesitaremos una falsa escuadra con la que pondremos un tope de guía para la otra madera y que así coincidan esos grados entre las dos maderas.

 
5. La medida de dicha caja rebajada será el ancho del tablón y la profundidad la mitad del grosor de la madera, con la idea de que ambas maderas ajusten entre ellas. Una vez o bien superpuestos o ajustados los tablones con ese escalón procederemos a taladrar dos agujeros según diámetro de los tornillos ya preparados.
 
 
6. Para evitar manchas se teñirán las maderas mejor que su tratamiento con pintura o barniz pues los esmaltes no soportan los golpes de la normal utilización. Dichos tintes se venden en ferreterías especializadas y su color varía según la proporción de agua  con la que se disuelve. Más recomendable es poco agua en esa cantidad así aplicaremos menos trabajo con una esponja y su color será, pues, más oscuro.

 
7. Marcaremos con un número, en ambos tableros, la posición con la idea de que en su desmontaje posterior coincidan las posiciones de ambos taladros centrales.

 
8. Los tornillos que se prepararán para unir ambos tablones serán de diámetro y longitud correspondiente al peso de las maderas. Emplearemos cuatro anillas, tacos de anclaje y dos tornillos con sus tuercas y arandelas adquiridos en ferretería. Introducir dentro de los tacos de anclaje las anillas que servirán de argollas.

 
9. Taladrar y colocar proporcionalmente las argollas en altura que coincida con los grilletes de muñecas y tobillos de la sumisa ya sea católica, apostólica, romana o rumana o, en el peor de los casos, aconfesional, laica, apóstata o incrédula.

{Rey}

domingo, 1 de marzo de 2015

CRUZ DE SAN ANDRES ARTICULADA PARA SUMISA

 
1. Dos tablas sueltas por el uso continuado de un banco pueden servir para este trabajo sencillo de Brico-Sado.


2. Ambas maderas serán pulidas con lijadora y para una terminación más fina no se pintarán ya que este tipo de maderas como las de las traviesas y los postes de tendidos eléctricos y telefónicos son tratadas con  productos químicos para una durabilidad en el exterior.
 

3. Marcaremos la mitad de ambas maderas y realizaremos un taladro acorde al diámetro del tornillo.
 

4. Las maderas se colocarán una encima de la otra y utilizaremos un tornillo cuya longitud será del ancho de las dos maderas más la arandela y la tuerca acorde.
 
 
5. Emplearemos ocho tornillos para madera con cuatro tiradores de anilla de forja y 50 cm. de cadena de lámpara. 
 

6. Uniremos dos anillas cada una con el eslabón extremo de la cadena.
 

7. Colocaremos atornillando en la parte superior de la Cruz en los lados interiores enfrentados con el fin de que al cerrar la cruz no se molesten los anclajes.
 
 
8. Este mismo detalle servirá para colocar los anclajes en la parte inferior de la Cruz.
 

9. La medida de la Cruz es conveniente que no supere los dos metros cerrada para su fácil transporte sea a mano o en un vehículo. 
 

10. Su objetivo no es otro que su utilización tanto en un sitio abierto como puede ser un monte como en uno privado como una casa donde se puede guardar después de forma discreta.
 
 
11. Las cuatro anillas servirán para sujetar a la sumisa con mosquetones a los grilletes de muñecas y tobillos.

 
{Rey}

jueves, 1 de enero de 2015

CRUZ CATÓLICA DE SUMISA

 
 
1. Una de las técnicas que utilizan los Amos para conocer a la sumisa es pasearla por un parque y allí, en un banco, sentarse delante y frente a ella para, mirándola a los ojos, conocer su Alma de sumisa.
 

                     

2. Esos dos tablones pueden servir para realizar una Cruz Católica de sumisa o bien otros ya preparados, lijados y cepillados a grueso para evitar todo ese trabajo previo de preparación de la madera, sin olvidar cortar una madera debe tener un 20% menos de longitud de medida.



3. Procederemos a marcar la mitad correspondiente a la longitud del tablón horizontal por cada lado y proporcional al tablón vertical y su medida total.
 

4. Ambas maderas se pueden superponer o colocar una encima de la otra para atornillarlas o realizar un rebaje con un taladro fresador en ambos tablones. La medida de dicha caja rebajada será el ancho del tablón y la profundidad la mitad del grosor de la madera, con la idea de que ambas maderas ajusten entre ellas.
 


5. Una vez o bien superpuestos o ajustados los tablones con ese escalón procederemos a taladrar dos agujeros según diámetro de los tornillos ya preparados.
 
 
6. Marcaremos con un número, en ambos tableros, la posición con la idea de que en su desmontaje posterior coincidan las posiciones de ambos taladros.
 
                     
 
7. Ambas maderas preferiblemente lijadas de manchas y finas en su terminación son preparadas para su tratamiento.
 

8. Para evitar manchas se teñirán las maderas mejor que su tratamiento con pintura o barniz pues los esmaltes no soportan los golpes de la normal utilización. Dichos tintes se venden en ferreterías especializadas y su color varía según la proporción de agua  con la que se disuelve. Más recomendable es poco agua en esa cantidad así aplicaremos menos trabajo con una esponja y su color será, pues, más oscuro.
 


9. Los tornillos que se prepararán para soportar ambos tablones serán de diámetro y longitud correspondiente al peso de las maderas.
 


10. Como elemento Bizarre se puede disimular para eliminar la cabeza del tornillo con un torno o esmeril según se desee.
 


11. Emplearemos cuatro anillas, tacos de anclaje y dos tornillos adquiridos en ferretería. Introducir dentro de los tacos de anclaje las anillas que servirán de argollas.
 


12. Colocaremos proporcionalmente las argollas en altura que coincida con el collar, grilletes de muñecas y tobillos de la sumisa.



13. El resultado puede ser este en su longitud de 2 metros de altura por 1,75 metros de ancho. Este trabajo de Brico-Sado será el reflejo del cuidado, higiene y limpieza de un Amo.
 



14. Aparte de que la Cruz católica de sumisa puede servir para someterla con cuerdas atada en ella también debe de aportar poder combinar varias disciplinas a la vez mientras la sumisa se somete en esta entrega.



15. Un Amo debe de tener tanto la capacidad para improvisar como el poder de imaginación de saber combinar pinzas-cera-Spanking y Shibari para así practicar las sesiones amenas e inolvidables y que a la vez supongan a la sumisa añorar ese recuerdo.

{Rey}