Disciplina China

martes, 1 de julio de 2014

REBENQUE DE SUMISA

REBENQUE DE SUMISA

Uno de los látigos que no consta en los tutoriales del Spanking es el rebenque y en este aspecto he querido aportar esta disciplina pero modificando tanto sus medidas originales como sus dimensiones añadiendo, además, el mango de plata; idea que adopté de un rebenque similar que Cristina Fernández de Kirchner le regaló a Hugo Chávez.

La medida total del rebenque debe de ser de 76 centímetros aproximadamente, teniendo su cuero una longitud de 42 cm por cuatro cm de ancho y siendo su mango de 34 cm cuya empuñadura tiene que tener 13 cm de longitud adaptándose así como si se tratara la prolongación de una extremidad de la mano.
 

El rebenque debe de ser utilizado, principalmente, para castigos y doma de la sumisa y nunca para correcciones o faltas y siempre, anteriormente, preparando la piel con otras disciplinas de inferior intensidad pero que asciendan en aumento. Si bien es verdad que en la Disciplina Inglesa la srta spankee no es una sumisa y el Master Spanker no ejerce como Amo y por lo tanto se requiere el castigo por la falta o el error por tratarse directamente de Spanking.

Para preparar la piel se necesita práctica y oficio con cierto trato y delicadeza al principio ya que durante los primeros veinte minutos de sesión de Spanking el cerebro de la sumisa segrega endorfinas que es una sustancia analgésica que contiene opiáceas que prepara la piel para el castigo impuesto.

La piel durante el castigo con esta disciplina se enrojece y si se prosigue pasa a un color más oscuro en su consecuencia cuyas marcas tardan en desaparecer de la piel unos quince días. También recordar, otra vez, ese trato exquisito y cuidado delicado en la utilización del rebenque ya que el cuero duplica tanto la velocidad de la mano como la intensidad de los latigazos al utilizarse con ese mango ideado como si se tratase de un florete.

Quisiera agradecer al maestro orfebre joyero José Raúl Costa de Corrientes (Argentina) ya no por su ciudad donde mejor curten el cuero del mundo sino también su enorme paciencia en los seis meses que tardó en construir este rebenque tanto por sus modificaciones en sus medidas como por el diseño de mi collar y nombre hasta alcanzar el objetivo estético que deseé y que sin su ayuda y profesionalidad no hubiese sido posible.

 {Rey}