Disciplina China

sábado, 14 de abril de 2012

SALMO DE SUMISA


SALMO DE SUMISA

Señor, en tus manos está mi libertad
líbrame de los falsos que me persiguen
para quitar de mi vida el peligro,
rompe mis cadenas siendo tu esclava
y acógeme a salvo estando contigo.

Crea en mí un corazón puro
renuévame por dentro con espíritu firme
no me arrojes lejos de tu presencia,
no me quites la marca de tu nombre
y haz brillar tu rostro sobre tu sierva.

Señor, soy fuerte y valiente con fervor
me alimentas el alma con tus manos
y en mi sed me diste de beber,
pon tu gracia, luz y paz
y dame vida con tu ser.

Mi sacrificio es un espíritu quebrantado
un corazón herido y humillado
le das vida con tu salvación,
porque tu misericordia llena mi alma
y tus cuidados modelan mi corazón.

Señor, en tus manos confío
grito e invoco tu luz gozosa
y encomiendo mi espíritu vivo,
que me libre de las tinieblas
para no tener ni temor ni frío.

Eres el refugio de mis angustias
cuando bajaba a la fosa
cambiaste mi luto en felicidad,
te daré gracias por siempre
acógeme como tu heredad.

{Rey}