Disciplina China

viernes, 1 de julio de 2011

CONFESIÓN DE SUMISA

CONFESIÓN DE SUMISA

Si te sientes sumisa tienes un sentimiento por ser dominada que sale de tu interior y quieres vivir tu sueño para sentirte dichosa de hacer feliz a tu Dom. La base de la relación Dominación/sumisión es la confianza y si lo quieres vivir en pareja háblale de tus fantasías y sentimientos con la mayor naturalidad pues con él compartes todos los momentos de tu vida y debes de abrirle tu corazón.

Vivir en pareja es como el ying y el yang pero esos lados, al final, se unen en cariño y comprensión haciendo el amor y ahí sabes que tu pareja tiene sus propias fantasías para compartir juntos donde quizás, puedas tener un punto de encuentro en el cual tú le demuestres tu veneración y cariño y él al sentirse como tu Dómino confluya junto a ti en un mundo de sensaciones donde tu placer interno pueda ser compartido y entregado a tu pareja que, ante todo, te quiere y te cuida.

Sé que eres inteligente y buscas hablar con tu pareja en el día y momento adecuado analizando los intentos previos. No tengas prejuicios y aunque sea difícil debes de dar el paso sin sentido de la culpabilidad, deberás de proponer dejando que hable tu corazón con palabras literales, para ser comprendida. Planea el guión y mentalízate para no tener una respuesta negativa ya que los juegos de BDSM sirven para estimular la vida sexual de la pareja como complemento al juego de hacer el amor haciendo más rica la sexualidad para que la vida en común no se convierta en una monotonía.

No tengas miedo de que a él le resulten chocantes tus fantasías si sabes plantearlo de forma lenta y tranquila entregándote a él porque lo amas y lo deseas pues hay respeto siendo humillada, atada y azotada con tacto y delicadeza sin explicarle los detalles más extremos del Sado. Tu mejor aliado es el amor y con él tendrás compresión y tolerancia y con ese sentimiento podrás iniciarte inocente y levemente hasta alcanzar un nivel superior en diversas sesiones aprovechando que tu pareja te tratará en un principio con suavidad y esto te ayudará a adentrarte en humillación y Bondage como un inicio, conociendo tus limitaciones marcando el camino con tus gustos gozando de tu sexualidad. Pero tu peor hándicap es que si no planeas todo bien claro podrás no ser entendida y tendrás que buscar sola lo que puedes disfrutar en pareja.

Para empezar la sesión hay que estar de acuerdo y que todo surja con sencillez aunque tú sugieras a tu pareja con ideas claras para que él no se pierda en tus fantasías y para esto es aconsejable que lleves un pequeño guión en la cabeza hasta que, más tarde, todo salga sencillamente dejándole claro que tu carácter y rol de sumisa es sólo en la intimidad sin mezclar su autoridad y prepotencia en la vida normal.

Una noche de fiesta puede acabar con tus medias atando tus muñecas y su corbata vendándote los ojos o con un nudo puede servir para amordazarte para llenar el acto sexual. El Bondage, a corto plazo, iniciará otras disciplinas como la cera de esas velas de cumpleaños, al igual que las pinzas de tender o los sujetapapeles si le echas imaginación para crear el ambiente adecuado a cada sesión.

También no olvides que tu cuerpo al ser sometido emite una serie de movimientos y de estímulos que sientes y por lo tanto tu cara y tu voz es tu mismo reflejo de placer que explota en todo el sexo de tu piel. Recuerda no reprimirte y pedirle a tu pareja un poco más para que él se sienta cómodo y de esta manera le entregues y te complazcas de forma egoísta pensando secretamente en tu placer.

Si te sientes sumisa y lo quieres vivir en pareja existe una capacidad de tu alma de explicar lo que necesitas guiándote por el sentido de tu corazón, utilizando la sicología para alzarte realizada de sentir, vibrar y amar de forma diferente sin tener miedo de vivirlo con tu pareja.

Allá donde estés te deseo la mejor de las suertes.

{Rey}