Disciplina China

domingo, 1 de mayo de 2011

REFLEXIÓN DE SUMISA

REFLEXIÓN DE SUMISA

Quisiera parar el tiempo y pensar en esa sumisa asidua a la sala del chat #mazmorra. Esta reflexión la quisiera hacer genérica y no individual y pensar en ellas y en el maquillaje del seudónimo que adoptan mientras observan y analizan todo lo que les rodea en su Modus Operandi. Muchas sumisas son constantes en la sala y adoptan sus horarios personales y profesionales para sentirse entregadas y complacidas e incluso ajustan muchos de sus quehaceres – así me consta-, para estar presentes en la sala.

Muchos y diversos son los motivos y de diversa índole por los cuales muchas de estas sumisas abandonan, no sólo la sala sino el chat sin querer ser sumisas. Sé que algunas dejan en el olvido su esencia en un Dominante de igual manera cuando dos estrellas se rozan en el firmamento y van buscándose por el abismo del infinito pero en el caso de la sumisa sólo retiene el recuerdo de la esencia del perfume de su Amo recordado en una perfumería y pensando en su nombre.

Sin embargo, nadie es sumisa sin tener Amo aunque sí muchas desaparecen por fracasos y decepciones o porque simplemente las dudas y trabas de que están llenas no son aclaradas por el Dom que en ese momento está en tratos con esa determinada sumisa.

También es verdad que una sumisa debe y tiene que tener la conciencia de entregarse a su Amo el cual complazca, sí, pero con la frialdad de saber elegir bien a su Señor Amo pensando que lo que más vale de su sentimiento es aquello que no se ve como es sentir y notar a su Dómino en cada momento en su día desde que la sumisa se despierta.

Pero para todo esto la sumisa debe de tener la mente clara y despejada y no sólo en sus dudas sino también en ella misma, en lo que quiere ser, cómo y hasta dónde desde sus niveles y gustos hasta sus límites por explorar. Todo esto implica una decisión que ella ha de tomar con su alma de sumisa y a la vez una responsabilidad de dar ese paso y de no sólo sentirse sino también ser sumisa.

Esa decisión y ese dominio están y estarán confiados si se ha puesto en buenas manos y su conciencia es fría y no se deja llevar por la pasión del corazón para no equivocarse con su Amo y así pues no recibir un daño sentimental en su interior de mujer sumisa.

Si una mujer primero ha nacido mujer sumisa después y así lo siente sólo puede vivir encadenada sin exteriorizarlo o bien desarrollando su rol cuando un Señor con credenciales adecuados y ajustados se fija en esa sumisa y en esa labor ella tiene que dar la constancia de su doctrina con el compromiso de verse a sí misma su sueño realizado de fidelidad con su Amo bajo cuyas cadenas quiere ser libre.

Si la sumisa está sumergida en el pozo de la duda hay que darle una escalera para salir de él; si la sumisa siente una búsqueda de su alma hay que construirle un puente hacia su entrega; si la sumisa sufre la oscuridad de no decidirse a dar ese paso en su entrega hay que ofrecerle una mano a su esperanza con su Señor, Amo y Dueño.

{Rey}