Disciplina China

martes, 2 de agosto de 2011

APRENDIENDO DEL SADO CHINO

video

APRENDIENDO DEL SADO CHINO

En este concentrado extracto de vídeo se puede ver gran parte de ese comienzo en la Dominación/sumisión, superada esa iniciación previa, vital e importante, única y determinada, para lo que he acompañado subtítulos a las escenas para hacer comprender bien esa relación Amo-sumisa que no es más que complacerse y entregarse en ambos sentidos.

Así mismo he difuminado las zonas corporales de sexo directo con el objetivo de sugerir a lo que claramente se puede apreciar como contacto sexual para hacer volar la imaginación durante todo el cortometraje hasta ese final fundido en ese abrazo.

Por último, quisiera quitar hierro a la palabra Sado ya que como todo en el BDSM la Disciplina China es sólo una parte de ese término, para ello he tratado con cierto tacto y delicadeza este vídeo que espero y deseo sea un regalo para la sumisa desde ese principio de iniciación hasta el comienzo de una realidad de ser sumisa.

{Rey}

viernes, 1 de julio de 2011

CONFESIÓN DE SUMISA

CONFESIÓN DE SUMISA

Si te sientes sumisa tienes un sentimiento por ser dominada que sale de tu interior y quieres vivir tu sueño para sentirte dichosa de hacer feliz a tu Dom. La base de la relación Dominación/sumisión es la confianza y si lo quieres vivir en pareja háblale de tus fantasías y sentimientos con la mayor naturalidad pues con él compartes todos los momentos de tu vida y debes de abrirle tu corazón.

Vivir en pareja es como el ying y el yang pero esos lados, al final, se unen en cariño y comprensión haciendo el amor y ahí sabes que tu pareja tiene sus propias fantasías para compartir juntos donde quizás, puedas tener un punto de encuentro en el cual tú le demuestres tu veneración y cariño y él al sentirse como tu Dómino confluya junto a ti en un mundo de sensaciones donde tu placer interno pueda ser compartido y entregado a tu pareja que, ante todo, te quiere y te cuida.

Sé que eres inteligente y buscas hablar con tu pareja en el día y momento adecuado analizando los intentos previos. No tengas prejuicios y aunque sea difícil debes de dar el paso sin sentido de la culpabilidad, deberás de proponer dejando que hable tu corazón con palabras literales, para ser comprendida. Planea el guión y mentalízate para no tener una respuesta negativa ya que los juegos de BDSM sirven para estimular la vida sexual de la pareja como complemento al juego de hacer el amor haciendo más rica la sexualidad para que la vida en común no se convierta en una monotonía.

No tengas miedo de que a él le resulten chocantes tus fantasías si sabes plantearlo de forma lenta y tranquila entregándote a él porque lo amas y lo deseas pues hay respeto siendo humillada, atada y azotada con tacto y delicadeza sin explicarle los detalles más extremos del Sado. Tu mejor aliado es el amor y con él tendrás compresión y tolerancia y con ese sentimiento podrás iniciarte inocente y levemente hasta alcanzar un nivel superior en diversas sesiones aprovechando que tu pareja te tratará en un principio con suavidad y esto te ayudará a adentrarte en humillación y Bondage como un inicio, conociendo tus limitaciones marcando el camino con tus gustos gozando de tu sexualidad. Pero tu peor hándicap es que si no planeas todo bien claro podrás no ser entendida y tendrás que buscar sola lo que puedes disfrutar en pareja.

Para empezar la sesión hay que estar de acuerdo y que todo surja con sencillez aunque tú sugieras a tu pareja con ideas claras para que él no se pierda en tus fantasías y para esto es aconsejable que lleves un pequeño guión en la cabeza hasta que, más tarde, todo salga sencillamente dejándole claro que tu carácter y rol de sumisa es sólo en la intimidad sin mezclar su autoridad y prepotencia en la vida normal.

Una noche de fiesta puede acabar con tus medias atando tus muñecas y su corbata vendándote los ojos o con un nudo puede servir para amordazarte para llenar el acto sexual. El Bondage, a corto plazo, iniciará otras disciplinas como la cera de esas velas de cumpleaños, al igual que las pinzas de tender o los sujetapapeles si le echas imaginación para crear el ambiente adecuado a cada sesión.

También no olvides que tu cuerpo al ser sometido emite una serie de movimientos y de estímulos que sientes y por lo tanto tu cara y tu voz es tu mismo reflejo de placer que explota en todo el sexo de tu piel. Recuerda no reprimirte y pedirle a tu pareja un poco más para que él se sienta cómodo y de esta manera le entregues y te complazcas de forma egoísta pensando secretamente en tu placer.

Si te sientes sumisa y lo quieres vivir en pareja existe una capacidad de tu alma de explicar lo que necesitas guiándote por el sentido de tu corazón, utilizando la sicología para alzarte realizada de sentir, vibrar y amar de forma diferente sin tener miedo de vivirlo con tu pareja.

Allá donde estés te deseo la mejor de las suertes.

{Rey}

domingo, 1 de mayo de 2011

REFLEXIÓN DE SUMISA

REFLEXIÓN DE SUMISA

Quisiera parar el tiempo y pensar en esa sumisa asidua a la sala del chat #mazmorra. Esta reflexión la quisiera hacer genérica y no individual y pensar en ellas y en el maquillaje del seudónimo que adoptan mientras observan y analizan todo lo que les rodea en su Modus Operandi. Muchas sumisas son constantes en la sala y adoptan sus horarios personales y profesionales para sentirse entregadas y complacidas e incluso ajustan muchos de sus quehaceres – así me consta-, para estar presentes en la sala.

Muchos y diversos son los motivos y de diversa índole por los cuales muchas de estas sumisas abandonan, no sólo la sala sino el chat sin querer ser sumisas. Sé que algunas dejan en el olvido su esencia en un Dominante de igual manera cuando dos estrellas se rozan en el firmamento y van buscándose por el abismo del infinito pero en el caso de la sumisa sólo retiene el recuerdo de la esencia del perfume de su Amo recordado en una perfumería y pensando en su nombre.

Sin embargo, nadie es sumisa sin tener Amo aunque sí muchas desaparecen por fracasos y decepciones o porque simplemente las dudas y trabas de que están llenas no son aclaradas por el Dom que en ese momento está en tratos con esa determinada sumisa.

También es verdad que una sumisa debe y tiene que tener la conciencia de entregarse a su Amo el cual complazca, sí, pero con la frialdad de saber elegir bien a su Señor Amo pensando que lo que más vale de su sentimiento es aquello que no se ve como es sentir y notar a su Dómino en cada momento en su día desde que la sumisa se despierta.

Pero para todo esto la sumisa debe de tener la mente clara y despejada y no sólo en sus dudas sino también en ella misma, en lo que quiere ser, cómo y hasta dónde desde sus niveles y gustos hasta sus límites por explorar. Todo esto implica una decisión que ella ha de tomar con su alma de sumisa y a la vez una responsabilidad de dar ese paso y de no sólo sentirse sino también ser sumisa.

Esa decisión y ese dominio están y estarán confiados si se ha puesto en buenas manos y su conciencia es fría y no se deja llevar por la pasión del corazón para no equivocarse con su Amo y así pues no recibir un daño sentimental en su interior de mujer sumisa.

Si una mujer primero ha nacido mujer sumisa después y así lo siente sólo puede vivir encadenada sin exteriorizarlo o bien desarrollando su rol cuando un Señor con credenciales adecuados y ajustados se fija en esa sumisa y en esa labor ella tiene que dar la constancia de su doctrina con el compromiso de verse a sí misma su sueño realizado de fidelidad con su Amo bajo cuyas cadenas quiere ser libre.

Si la sumisa está sumergida en el pozo de la duda hay que darle una escalera para salir de él; si la sumisa siente una búsqueda de su alma hay que construirle un puente hacia su entrega; si la sumisa sufre la oscuridad de no decidirse a dar ese paso en su entrega hay que ofrecerle una mano a su esperanza con su Señor, Amo y Dueño.

{Rey}

martes, 8 de febrero de 2011

COLLAR DE SUMISA


COLLAR DE SUMISA

Cada sumisa tiene un tiempo y un espacio. El tiempo es el que necesita ella misma para saber qué quiere ser, dónde desea ir y lo que anhela lograr al sentir siendo sumisa. El espacio es el momento que tiene de decisión, que decide por sí misma, por su alma sumisa y por el cual da el primer paso aunque todo ese valor esté añadido por la importancia de encontrar y elegir al dominante adecuado para ser guiada realizando ese camino de entrega que la sumisa palpita como necesidad.

Toda esta cadena que confluye sumisa--tiempo-momento-decisión-Dominante es el instante que necesita entregarse para saciarse y que decide por ella pero a la vez con la frialdad, serenidad y tranquilidad de elegir al Dómino adecuado pues las prisas y celeridad en Dominación/sumisión son malas consejeras y querer apagar la sed que da la ansiedad suele ocasionar que la sumisa beba de un agua no potable.

Aquí radica un inicio muy importante ya que no sólo esa decisión que decide a la sumisa dar ese paso de entregarse sino también tener ese sexto sentido que tiene en sí misma que la guía, la aconseja y la protege. Sin olvidar que entregarse y ponerse en malas manos sólo se obtienen fracasos que sumergen a la sumisa en desconfianzas futuras con otros dominantes y que posteriormente hay que hacer un serio trabajo tanto de derruir miedos como de desescombrar creencias que genera la desconfianza pues para practicar a la sumisa su mente tiene que estar clara y despejada.

En este tiempo la sumisa dilata el espacio que necesita con paciencia para confiar en su Dom plenamente, dejarse llevar y dejarse hacer pero sin olvidar su tolerancia y comprensión para que cuando se entregue a ese Amo lo haga con la responsabilidad y consciencia de poder llevar su collar y su Dominante poner el collar de consentimiento y, posteriormente, de reconocimiento a esa sumisa.

El trabajo en esa sumisa por parte del Amo le dará el collar con esas iniciales lo cual le hará el reflejo de lo que su Amo sea tanto en amabilidad como en educación como así forjará y moldeará a su sumisa a imagen y semejanza de él mismo.

Dicen que el cuerpo de la sumisa es una sinfonía de sentidos escritos en varios movimientos. Un primer movimiento que podríamos llamar Adagio en el cual la sumisa siente, un segundo movimiento Andante en el cual reflexiona, un tercer movimiento Allegro en el cual decide y un cuarto movimiento Finale:Vivace en el cual la sumisa se entrega.

Esa composición es la que estructura los sentidos de la sumisa y que al final le da un collar, que es a la vez de dos seres por llevar sus iniciales, con un sentido común de ambos de entrega contrapuesto, que pasa por dentro de ese collar cerrándolo y, a la vez, crea en la sumisa un sentimiento de pasión que se entrelaza en su corazón.

{Rey}

domingo, 2 de enero de 2011

ENTREGA DE SUMISA


ENTREGA DE SUMISA

1En aquellos días se presentó sumisa Lorena ante su Amo, se arrodilló delante de él y éste le dijo:
-¿Te has preguntado qué significa entregarte como sumisa?
Ella bajó la mirada y le contestó:

Me pregunté que es entregarme a tu Señor, a tu Amo, a tu Dueño
y busqué en mí la respuesta, en lo que siento y vivo cada día, en cada momento...
Lo busqué en la necesidad que aumenta con la distancia,
en las lágrimas que genera la falta de una caricia,
el murmullo de una palabra, la fuerza de una mirada...
Y en esa ausencia y en esta distancia,
resisto y me aferro a mi Señor,
me mantengo en pie y sin temor
porque en esta realidad que hoy vivo
descubrí lo que para mí es entregarme...
Entregarme es confianza y en usted confío plenamente.
Entregarme es una necesidad deseada completamente,
por eso lo hago sin condiciones y voluntariamente.
Entregarme es ponerme cada día a disposición de mi Señor,
sin egoísmos, despojándome de mi ego.
Entregarme es dar sin medir lo que recibo.
Entregarme es comprometerme,
demostrándoselo con mis acciones y pensamientos.
Entregarme es respetarlo y respetarme.
Entregarme es ser sincera y obediente.
Entregarme es sentir verdadero interés y fascinación por usted,
más allá de la atracción física.
Entregarme es aprender de los errores y castigos,
y cada día de su mano ir realizándome como sumisa, como mujer.
Entregarme es renovar día a día la confianza, el respeto,
el compromiso de estar, permanecer y pertenecerle.
Entregarme es estar a su disposición y esforzarme por superarme.
Entregarse es dedicarle tiempo, servirle, ayudarle y ocuparme.
Entregarme, entregarse es sentir el honor de pertenecerle,
es dejarme moldear a veces como la arcilla suavemente,
a veces con la fuerza del cincel sobre la piedra que talla…
Entregarme, entregarse es sentir el orgullo de estar a sus pies.
Siempre suya y rendida a sus pies.


Entonces respondió su Amo y dijo:
-“Tú llamarás, y yo te responderé; anhelarás la obra de tus manos.”. Job 14:15

{Rey}