Disciplina China

viernes, 19 de marzo de 2010

TU CORAZÓN EN EL ÉXTASIS DE LAS TINIEBLAS

TU CORAZON EN EL EXTASIS DE LAS TINIEBLAS

Como quien necesita el agua para beber así necesitas de los cuidados de mis manos en tu cuerpo, el aliento de mi boca y las palabras que pronuncio con mis labios aunque no las oigas pero las sientes profundamente en el fondo de tu espíritu para confiar en el camino que conduce al encuentro donde estoy esperándote sin ser lejano ni distante y tú mostrándote rebelde iconoclasta, sin creerme y sin fe pero creo que tu arrepentimiento curó la falta al volver a mi dominio.

El sentido de tu vida llama a tu alma de sumisa y en ese camino de oscuridad sientes el vacío cuando sola en tu habitación sentada en un rincón te deslizas por los senderos de tu imaginación y tu corazón ardiente de pasión escribe en la soledad la angustia que te mata por dentro y quisieras quebrar la vergüenza fría para no sentirte vacía y no esconder tu secreto de sumisa. Pero eres débil y tu vuelo es sencillo de abatir y sientes la necesidad de darte pero no tienes fuerzas para entregarte ya que los miedos invaden tu alma. Vives encarcelada y quieres escapar y quieres ser eterna con palabras para poder luchar y así sentir el volar de tu libertad y romper el miedo que te da la sumisión para no llorar en silencio con lágrimas de cristal sufriendo por tu sueño roto que se desvanece en tus manos.

Mi mirada confía en ti, te inundas en ella y nadas a través de mis ojos, sientes algo por mí y abrazas la ausencia que te doy y te dejo cada vez que coincidimos en la red rompiendo la ventana que se abre de cables y adsl para encontrarme y verme a mí. Me buscas en tu interior, te reconfortas conmigo viajando a bordo de Mis letras poblando tu alma de sumisa complaciendo a tu pequeña alma fervorosa que veo y sé entender. Soñarás que te trazo un camino hacia una cima en una montaña para que me llames y no sientas la ansiedad ni el miedo y así saciarte con mis palabras la sed que tienes cuando no me encuentras pero estoy cerca de ti porque no quiero ni dejarte ni abandonarte ni que te encuentres sola pues como buen pastor te buscaré y me encontrarás en mis noches y tardes; aquellas que te hacen seguir viva por mí para ser el dueño de tu ser y de tu corazón dominando tu mente. Vendré una noche con su silencio y con su encanto, te dejarás guiar con mis palabras, cerrarás los ojos y caerás desmayada pero cuando despiertes a media noche pensarás en mí como el hijo de un Dios aunque no creas en él.

Mis palabras se enredarán en tu pelo soltado descaradamente al viento y, sin tu poder impedirlo, me meteré en tus entrañas y allí anidaré y sabré de ti escuchándote, apagando tu silencio, saciándote y dándote libertad destrozando las cenizas de la desesperación que inunda tu alma persiguiendo tu fracaso y haré realidad los recuerdos y añoranzas ofreciéndote el firmamento de los cielos. Cientos de cosas notarás cuando cierres los ojos adentrándome en tu corazón notando como mis manos te desnudan en la madrugada sintiéndote por mi arropada con la confianza protegida y abrazada por mi vida. No quiero que tu deseo de sumisa pase a ser tu sueño y se muera en tu recuerdo ni que pasen los días con la melancolía de no llenar tu alma ni que el tiempo llevara la tristeza del otoño y su lluvia te inundara y te ahogara en la nostalgia de la angustia, mientras la ansiedad de tu corazón no te deje respirar.

Espero que las mariposas que siente tu estómago cuando hablamos no se pierdan ni tu corazón deje de palpitar cuando me sientas lo que te escribo y nuestras almas estén unidas y nuestros corazones salten de alegría donde tú eres mi mitad siendo yo la tuya. Me gustaría ser tu tutor y el Señor que administrara tus pasos y que vieras el camino con la luz que te guía, te marco y te trazo con mi faro con la confianza que necesitas para que no te sientas una oveja ni descarriada ni desamparada ni muchos menos extraviada en este mundo de la D/s. Para ello tendrás que tener confianza en mí sobre todo en los días que serán oscuros o nublados donde te bajaré a los infiernos para elevarte a mi reino de los cielos sin dejarte de mi lado notando el calor de mi mano en ese camino que es mi senda infinita con el delicado cariño y el tacto exquisito que tengo tanto en los buenos como en los malos momentos para que cuando te sientas asfixiada o salgas corriendo en busca de aire porque soy el aire que respiras y necesitas para que después bebas de mis manos con la seguridad de que el agua no se escapa entre mis dedos.

En tus noches dormirás con la esperanza de ser yo tu ilusión y vendrás a mí con tus ansias de vivir tu sumisión y me necesitarás tanto que si despiertas y no me encuentras allí, a tu lado, maldecirás y morirás porque notarás que estoy ausente de ti. Me esperarás recordándome y esperarás mi regreso como si me hubiera llevado tu corazón porque tu libertad es mi dominio y tu eternidad no es verdad si no te haces mía, ni eres parte de mi piel, agua de mi ser, y complemento de mi vida.

La luz de mi dominación alumbrará el secreto de tu silencio cuando veas atardecer y luego al anochecer se irán tus miedos porque conmigo tu mañana amanecerá con sol sin lastimarte el corazón y querrás ser mía y entregarme entera tu vida.

Abrazarás tu almohada como si tuviera mi esencia y notarás el calor de mi ausencia en ese abrazo que desearás retener y guardar con tu fuego y mi dominación para que nunca me aleje de ti deseando que esté cerca para tocarte, acariciarte y renacer en ti los suspiros que te excitaron conmigo, soldarlos a ti para no querer olvidarlos.

Seré tu refugio y el espejo donde reflejar tu ser con mi luz que te alumbrará sin fallar y si te faltara podrías enloquecer porque sin mí no verás el día ni existirás y tu vivir será un estúpido ideal, vivir conmigo es algo más, si te fundes en mí porque soy tu dominación, soy un ciclón que te puedo destrozar si no me encuentras al despertar con la confianza que me darás que cerrarás tus ojos y vivirás en mis manos y tu cuerpo desnudo en la cama, que no dice nada, deseará las señales de mis marcas, el collar con mis iniciales {Rey} y tus ojos vendados desearán a tu corazón en el éxtasis de las tinieblas.

{Rey}